El II Encuentro Nacional de Mujeres Productoras denominado “El Empoderamiento de la mujer y su aporte al desarrollo local”, se realizó los días 24 y 25 de enero de 2020, en la localidad de Camargo (Chuquisaca- Bolivia).

El objetivo fue compartir las experiencias, avances y dificultades en los procesos de empoderamiento de las mujeres. El Evento fue ejecutado por el Centro de Educación y Desarrollo de la Mujer AYNI en coordinación con ZABALKETA y financiado por la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo.

Participaron mujeres productoras de los Valles Cruceños, la Chiquitanía (Santa Cruz), de los Municipios de Camargo y San Lucas (Chuquisaca) y de La Paz. Instituciones como el Instituto de Capacitación del Oriente (ICO), PROCESO- Servicios Educativos y la Asociación Civil AYNI (La Paz).

Las líderes chiquitanas que asistieron fueron Rosa Pachurí Paraba, presidenta de la Organización de Mujeres Indígenas Rafaeleñas de Velasco y productora de harina de yuca, y Seferina Tomichá Surubí, asociada de la Organización de Mujeres Indígenas de San Ignacio de Velasco, productora de café y almendra chiquitana. Ambas mujeres compartieron sus testimonios sobre su empoderamiento personal, político, económico y las dificultades enfrentadas.

MANIFIESTO DE LAS PARTICIPANTES

El Encuentro concluyo con un manifiesto de las participantes:

  • Nuestro firme compromiso de seguir con nuestro empoderamiento para salir de la pobreza.
  • Incorporar a más mujeres al proceso de empoderamiento en el interior de nuestras comunidades.
  • Luchar por nuestros derechos económicos, sociales y culturales como mujeres.
  • Denunciar todo acto de discriminación o violencia de cualquier índole que sea cometido en contra de una mujer.
  • Trabajar por la sostenibilidad de nuestros emprendimientos económicos productivos de nuestras asociaciones/organizaciones.
  • Buscar la unidad de todas las mujeres para el logro del ejercicio pleno de nuestros derechos.
  • Reivindicamos la “asociación” como estrategia para tener fortaleza, representatividad y capacidad de gestión.
  • Lograr asignaciones presupuestarias sensibles al género en las planificaciones de los Gobiernos Municipales.
  • La consolidación de las asociaciones y la participación de las mujeres en la producción han mejorado la calidad de vida en la comunidad y hemos aportado al desarrollo local.
  • Manifestamos nuestra conformidad para continuar trabajando en nuestras asociaciones como estrategia para mejorar la calidad de vida de las comunidades y contribuir al desarrollo local.