En las comunidades chiquitanas de los municipios de San Rafael, San Miguel, San Ignacio, San José, Roboré y San Matías, se realizó el seguimiento a los diversos emprendimientos productivos que desarrollan los grupos del programa PAACH, compuestos por facilitadores y participantes mujeres y hombres indígenas, entre el 25 de Julio y 15 de agosto de este año.

A pesar de que algunos municipios siguen con medidas de cuarentena estricta, se trabajaron las “Iniciativas Productivas”, en el marco del proyecto “PROGRAMA DE EDUCACION ALTERNATIVA PARA ADULTOS CHIQUITANAS Y CHIQUITANOS-PAACH-FASE III” ejecutada por PROCESO Servicios Educativos con el apoyo financiero del Servicio de Liechtenstein para el Desarrollo (LED), en coordinación con las autoridades originarias de la Organización Indígena Chiquitina OICH y los Caciques de las Centrales Indígenas.

El objetivo apuntó a retomar las actividades referentes a la producción agrícola para reactivar la producción de los proyectos PAACH, que se venían realizando en las diferentes comunidades en coordinación con las y los facilitadores comunitarios que son los responsables en cada una de las “Iniciativas Productivas”, donde se pudo concretar una planificación conjunta, realizando una serie de compromisos, los más significativos fueron; el manejo de los cultivos con provisión de agua, el mejoramiento de la producción. aplicando las buenas practica de manufactura y el acondicionamiento y/o solicitud de terrenos para la infraestructura de producción, para el fortalecimiento de las Iniciativas Productivas; compartimos algunos testimonios de participantes PAACH:

“A pesar de las dificultades encontradas en este último tiempo por los incendios. la sequía que nos perjudico gravemente, y ahora está enfermedad del virus, a la fecha nosotras ya estamos produciendo harina de yuca, pero lo hacemos de forma artesanal, a pesar de que hay mercado, este año no se ha producido mucho especialmente por la sequía, todas estamos trabajando para sembrar más yuca y con el apoyo del proyecto vamos a tener máquinas que nos ayuden a sacar un mejor producto y así poder llevar un poquito más de recursos a la casa” mencionó doña Esther Banegas de la comunidad indígena Espíritu de San Ignacio de Velasco.

Las reuniones con autoridades comunales y facilitadores comunitarios de los emprendimientos productivos permitieron generar un cronograma de actividades para el fortalecimiento de la Iniciativa Productiva, que permitirá la implementación de infraestructura, equipamiento e iniciar el ciclo de capacitaciones, para el fortalecimiento organizacional y la cualificación de los recursos humanos que permitirá el mejoramiento del emprendimiento. En esta oportunidad se vio necesario entregar plantines de yuca, acerola y almendra Chiquitana, ya que la mayoría de las familias perdieron toda su producción y necesitamos contar con estos cultivos para reactivar los emprendimientos productivos de los grupos PAACH.

También se aprovechó las actividades del PAACH para capacitar a las y los Facilitadores de las comunidades en los cuidados para la prevención del COVID-19.

Se espera que con estas actividades comprometidas a realizar, se mejore de manera sustancial los diferentes productos y procesos productivos en los que están inmersas cada una de las Iniciativas Productivas, superando lo que causo la emergencia ambiental y sanitaria.