PROCESO “Servicios Educativos” en el marco del Proyecto “Por una educación productiva con identidad que contribuya al vivir bien de las familias Yurakaré fortaleciendo su base organizacional” implementado gracias al servicio de LIEDCHTENSTEIN para el Desarrollo LED, llevó a cabo del 3 al 5 de febrero de 2021, el segundo taller de formación y capacitación sobre nuevas masculinidades con los facilitadores EPIY y autoridades del pueblo Yurakaré. Dicho evento realizado en las instalaciones de la Honorable Alcaldía del Municipio de Chimoré, fue trabajado desde las propias experiencias del pueblo Yurakaré facilitando la construcción de nuevas perspectivas en equidad que contribuyan a una equitativa redistribución de las tareas del hogar, a la realización de los trabajos mancomunados y el desarrollo de iniciativas productivas con enfoque de género.

El taller se desarrolló a partir de dinámicas que promovieron la interrelación intergeneracional entre los hombres participantes, partiendo de autodiagnósticos y autoexploraciones que permitieron identificar cómo están las relaciones de género en las comunidades. A partir de ello los participantes elaboraron poemas para reforzar lo que es ser un hombre yurakaré, manifestando el deseo, compromiso y ganas de cambiar los estereotipos de género construidos.

De la misma manera se visionaron videos que ayudaron a trabajar en las prohibiciones dadas a las mujeres y hombres yurakarés desde su infancia, tomando en cuenta la familia, la escuela e iglesia. Con ello, los participantes se cuestionaron estos mandatos y trabajaron en las prohibiciones. Asimismo, recurriendo al dialogo intergeneracional, se identificaron las costumbres toxicas que afectaban al desenvolvimiento de la comunidad y se pensó estrategias de cómo lograr cambiar ello en las practicas diarias, por ejemplo, durando el trabajo en el chaco, en el boleo, descanso, almuerzo, etc.

Finalmente se repensaron en qué momento y cómo se formaron hombres y cómo influyó e influye eso en la familia, para ello realizaron el juego “el atascado” identificando los obstáculos que no permiten mostrarse como varones con sentimientos. El taller concluyó con una actividad que trabajaron junto a sus parejas, vecinas y familiares mujeres, manifestando ambos lo que sienten, lo que les mueve cuando están frente a la persona de su otro género y a lo que se comprometen. Cerrando el taller con una consigna construida entre las mujeres y hombres: Con igualdad y equidad construyendo comunidad. ¡Adelante pueblo Yurakaré!